Procuradores en Barcelona

El partido judicial de Barcelona (Barcelona – Catalunya) atiende los asuntos judiciales de 1 localidades. Ocupa una superficie de 98,21 km2.

Si buscas procuradores en Barcelona PlusLegal es la mejor opción.

pexels-pixabay-207662 (1) (1)
Solicita tu procurador ahora

    El equipo de procuradores en Barcelona se especializan en agilizar el trámite procesal del expediente, desenvolviendo personalmente los requerimientos y notificaciones y redactando los documentos de trámite que se señalen por el Letrado cuando sea pertinente.

    • Redacción y presentación de escritos.

    • Control de señalamientos, plazos y recurso.

    • Recepción, revisión y envío de notificaciones.

    • Tramitación de citaciones, emplazamientos, exhortos…

    • Ejecución de sentencias, embargos y subastas judiciales.

    • Asistencia a lanzamientos, comparecencias, etc.

    • Tramitación y gestión de los procedimiento judiciales.

    • Colaboración con los órganos judiciales.

    • Tramitar el pago de las tasas judiciales, depósitos y consignaciones.

    ¿De qué se encarga un procurador de Barcelona por ti?

    Particulares: Atendemos su proceso judicial con la mayor afán y trabajamos conjuntamente con los abogados para obtener una resolución positiva cuanto antes.

    Profesionales: Relación de cercanía y confianza basada en nuestra profesionalidad. Disponibilidad inmediata y dedicación de todos los recursos del despacho en cada uno de los asuntos.

    Las funciones de los procuradores en Barcelona

    Son numerosas y muy variadas las funciones que los procuradores pueden desempeñar en una ciudad como Barcelona. A priori, las tareas de un procurador son las mismas cualquiera que sea el partido judicial donde se lleven a cabo. No obstante, tratándose de una ciudad grande, como lo es Barcelona, tales funciones se incrementan notablemente en volumen, ya que son muchos los órganos judiciales en funcionamiento y, por tanto, las actuaciones judiciales que han de llevarse a cabo a diario.

    ¿Qué papel asumen los procuradores ante los tribunales?

    La figura del procurador es clave en la mayoría de los procesos judiciales. Estos profesionales son, de hecho, los encargados de representar a sus clientes ante el juzgado o tribunal, recibiendo en su nombre todas las notificaciones que sean necesarias para el desarrollo del proceso. La actuación de los procuradores consigue de este modo agilizar el proceso y evitar que el justiciable tenga que presentarse continuamente ante el órgano judicial para que le sean notificadas las resoluciones.

    Esta actuación del procurador como representante procesal de su cliente exige un apoderamiento previo por parte de este. Dicho apoderamiento puede realizarse a través de un poder notarial o directamente en la propia sede del juzgado o tribunal (apoderamiento apud-acta).

    En el desempeño de su cometido, el procurador debe seguir y estar pendiente del proceso en todos sus pasos, manteniendo informado en todo momento de su estado tanto al cliente como a su abogado.

    ¿Cuáles son las funciones concretas de un procurador en Barcelona?

     

    De un modo general, las funciones más relevantes de los procuradores en Barcelona serían las siguientes:

    • Tramitación y gestión de toda clase de litigios y comunicaciones judiciales.
    • Control de los señalamientos, vistas, juicios y citaciones judiciales.
    • Presentación de escritos y demandas en los diferentes órganos judiciales, ya sea de forma presencial o telemática.
    • Gestión de exhortos, oficios y mandamientos.
    • Redacción en tiempo y forma de escritos ante el juzgado que corresponda.
    • Colaboración con la Administración de Justicia en el impulso y desarrollo de los procedimientos judiciales.

    En definitiva, los procuradores representan a sus clientes y se encargan de sostener la comunicación entre estos y el juzgado o tribunal. Son en este sentido los interlocutores entre el órgano judicial y el cliente.

    Trámites y obligaciones asumidos por los procuradores en Barcelona

    Las funciones encomendadas a los procuradores se traducen en unos trámites judiciales concretos, entre los que se pueden señalar los siguientes como más destacados:

     

    • Recepción de las citaciones, notificaciones y emplazamientos que tengan a su cliente como destinatario. Una vez recibidas, el procurador está obligado a hacérselas llegar al cliente y al abogado lo antes posible, cuidando siempre de que no se pasen los plazos establecidos en la resolución correspondiente.
    • Contribuir al impulso procesal de los procedimientos en que sean parte. Para ello deberán consultar en cada juzgado o tribunal el estado de tales procedimientos y, de ser necesario, instar que se remuevan los obstáculos que los puedan tener paralizados.
    • Intervención activa en las subastas judiciales. En una ciudad como Barcelona, donde este tipo de subastas de multiplican, la actuación del procurador para su desarrollo y agilización resulta clave.
    • Remisión al abogado de copia sellada de los escritos presentados, ya sean estos de personación, de impulso procesal o relacionados con cualquier trámite en que se halle el procedimiento en el que intervengan.
    • Obligación de guardar en todo momento secreto profesional en relación con los hechos y documentos de los que tengan conocimiento en el desarrollo de su labor.

    Concurrir con la comisión judicial a la práctica de determinadas diligencias, tales como, por ejemplo, los lanzamientos en los procedimientos de desahucio.