¿Es necesario abogado y procurador en juicio verbal?

Solicita tu procurador ahora

Por regla general, los procedimientos judiciales deben celebrarse en compañía de un abogado y un procurador. Ambas son figuras imprescindibles para que el juicio avance dentro de la normalidad y se cumplan todas las garantías debidas. No obstante, hay casos excepcionales en los que estas figuras no son necesarias y, por tanto, se puede prescindir de ellas.

Aun así, siempre es recomendable evaluar la situación y pedir asistencia legal sobre la problemática a la que te enfrentes. Esto te ayudará a tomar la decisión correcta y decidir si ir al juicio verbal con o sin estos profesionales.

Supuestos en los que no es necesario contratar procurador y abogado

Cuando la legislación exime al ciudadano de tener que acudir con abogado o procurador lo hace en base a la sencillez del proceso. Se da por hecho que esta persona podrá defender sus intereses sin mayores complicaciones. Debido a esto, reglamentariamente, se han establecido una serie de supuestos en los que no es necesario contar con asistencia letrada.

La gran mayoría de ellos se encuadran dentro de la jurisdicción civil, aunque alguno puede entenderse de la penal. Se citan los siguientes:

  • Presentación de escritos de personación
  • Solicitud urgente para suspender vistas u actuaciones
  • Juicios verbales que no superen los 2000€ de cuantía.
  • Solicitud para pedir que se adopten medidas urgentes antes de que se produzca el propio juicio.
  • Petición de que se establezcan procesos monitorios, aunque la cuantía supere la mencionada anteriormente.
  • Interposición de la denuncia, aunque se realice presencialmente en el juzgado.

¿Cuándo contratar un procurador y abogado para recibir atención letrada?

Aunque los procesos judiciales mencionados anteriormente no requerirían de la presencia de especialistas, siempre se recomienda contar con ellos. El motivo detrás de esto es claro. Al disponer de un letrado y procurador tendrás acceso a una mejor comprensión de los escritos, trámites y demás diligencias.

Además, tendrán como objetivo principal buscar tu éxito en el juicio oral o cualquier otro proceso legal abierto. De hecho, si estás envuelto en un procedimiento judicial que exceda los 2000€ de cuantía la presencia de estas figuras será obligatoria. Por otro lado, si te enfrentas a un juicio penal, ambos expertos serán imprescindibles para cumplir con los derechos inherentes al detenido.

¿Por qué es altamente necesario contar con un procurador?

La figura del procurador no se encuentra tan presente en los juicios orales como la del propio abogado. Aunque es algo más desconocida, es esencial para que un proceso judicial se realice en base a la ley. Sus tareas engloban todos los actos necesarios para comunicarse con el Tribunal o Juzgado. Tales como:

  • Llevar a cabo las notificaciones pertinentes e informar a su cliente.
  • Realizar una comunicación y cooperación bidireccional entre su cliente y el Juzgado encargado del procedimiento.
  • Tramitar mandamientos, así como realizar todos los pagos que sean estipulados.
  • Otras funciones relacionadas con la tramitación de escritos u otros documentos.

Todo esto hará que la persona para la que trabaje comprenda mucho mejor el funcionamiento de su juicio. Asimismo, es el profesional perfecto para ahorrar al demandado o demandante el hecho de tener que realizar todos los trámites pertinentes. A la par que también se asegura de notificar cualquier cambio en el proceso y lleva a cabo otras funciones de gran importancia.

Por todo ello, disponer de un procurador hará que lleves tu juicio en orden. No sufrirás retrasos en el proceso y podrás evitar penalizaciones por no presentar cualquier trámite u escrito.

¿Buscas un procurador?

Particulares: Atendemos su proceso judicial con la mayor entusiasmo y trabajamos mano a mano con los abogados para cosechar una resolución satisfactoria lo antes posible.

Profesionales: Relación de cercanía y confianza basada en nuestra profesionalidad. Disponibilidad inmediata y dedicación de todos los recursos del despacho en cada uno de los asuntos.