Funciones básicas de un procurador

Solicita tu procurador ahora

    Si en algún momento has tenido que acudir a la justicia en defensa de tus derechos, es muy probable que hayas escuchado nombrar a un procurador. Pero ¿te has preguntado alguna vez cuales son las funciones específicas de este profesional? ¿Cuáles son las diferencias con la profesión de abogado?. En este artículo trataremos estas cuestiones y daremos respuesta a todas tus dudas. 

    Sin duda, una de las profesiones más importantes en el mundo del derecho es la del procurador. Se trata de un profesional, licenciado en Derecho y habilitado para ejercer todo lo atinente a la gestión de procesos judiciales y trámites administrativos ante los distintos organismos del estado. Un procurador realiza su labor de manera independiente, aunque en ocasiones requiere del patrocinio de un abogado.

    Este título permite al profesional ganar experiencia y, si así lo desea, prepararse para continuar con los estudios y conseguir el título de abogado.

    La historia de la procuraduría es casi tan antigua como la misma Justicia, pero no tan conocida como la abogacía. Sin embargo, son cada vez más los procuradores contratados por estudios jurídicos y la gran oferta laboral que esta interesante profesión ofrece.

    El procurador cuenta con una amplia formación en Ciencias Jurídicas y con todos los conocimientos necesarios sobre las funciones del Estado. Su tarea consiste en representar en juicios como mandatario. Para ejercer esta profesión se requiere de un gran sentido de responsabilidad y estar en constante aprendizaje. Los procuradores pueden también trabajar de la mano de jueces, abogados, escribanos o ejercer funciones administrativas dentro del sector público. Son aptos para el asesoramiento a empresas, organismos y particulares sobre todo tipo de cuestiones políticas y trámites.

    ¿En qué funciones se desempeña un procurador? 

    Como hemos indicado anteriormente, un procurador puede ejercer diversas funciones dentro del área del derecho. Puedes ver un resumen de ellas a continuación:

    – Representación en juicios como mandatario a terceros (patrocinado por un abogado).

    – Asesorar a empresas privadas y públicas sobre diversos trámites administrativos.

    – Realizar trámites en estudios jurídicos o notariales, frente a organismos privados y públicos.

    – Ser asistente de abogados o escribanos en la tarea de administrar un estudio jurídico o notarial. Puede encargarse de la realización de pagos y todo tipo de trámites bancarios.

    – Redactar escritos judiciales y documentos, tanto los que dan inicio al proceso del juicio como el resto que se deban presentar luego.

    Si tuviéramos que resumirlo aún más podríamos decir que el procurador se encarga de la representación, documentación, plazos, pago de tasas, trámites e intervención de subastas.

     ¿Cuál es la diferencia entre un abogado y un procurador? 

    Es importante aclarar que ambas profesiones son esenciales en el mundo del derecho, sin embargo hay claras diferencias entre las funciones de un profesional y otro.

    Mientras que un abogado se encarga de planificar y asumir la defensa de sus clientes en un juicio, el procurador representa al cliente, se encarga de realizar todos los trámites jurídicos. Recibe las notificaciones y las comunicaciones judiciales en nombre de su cliente. 

    Para explicarlo de manera sencilla, podríamos decir que un procurador se encarga de representar, en cambio el abogado asesora y defiende a su cliente. Las dos profesiones son incompatibles y no pueden sustituirse ni intercambiar sus funciones. Esto quiere decir por ejemplo, que un procurador no puede realizar un interrogatorio en un juicio a testigos ni generar las conclusiones. Tampoco el abogado puede ejercer la tarea de un procurador en su ausencia en una vista en representación de su cliente. 

    En definitiva, se podría decir que la figura del procurador es una de las más importantes en los procesos judiciales. Su papel, como representante legal del litigante y sus funciones, agilizan los procesos y resultados.

    ¿Buscas un procurador?

    Particulares: Atendemos su proceso judicial con la mayor entusiasmo y trabajamos mano a mano con los abogados para cosechar una resolución satisfactoria lo antes posible.

    Profesionales: Relación de cercanía y confianza basada en nuestra profesionalidad. Disponibilidad inmediata y dedicación de todos los recursos del despacho en cada uno de los asuntos.