¿Qué es lo que hace un procurador?

Solicita tu procurador ahora

El trabajo de procurador es una de las salidas profesionales que puede contemplar un Licenciado en Derecho. También debe estar colegiado y su función es muy importante en los Tribunales. Aunque es experto en el ámbito procesal, su papel es distinto al de un abogado. ¿Cuáles son las tareas que desempeña? A continuación puedes conocer las más relevantes.

1. Labor de representación

Es una de las funciones más características. Representa al cliente por medio de la autorización correspondiente. Gestiona con puntualidad todas las notificaciones que se presentan durante un proceso. Y su papel es determinante para agilizar los trámites administrativos evitando cualquier error que afecte negativamente a los plazos de tiempo. El procurador cuenta con la confianza de su cliente que le ha entregado un poder para representarlo. Y, en consecuencia, puede actuar en su nombre sin que él tenga que personarse constantemente. Este hecho influye positivamente en la rutina del representado, ya que puede concentrarse en otros proyectos y objetivos. No necesita desplazarse para estar presencialmente en el Juzgado para conocer todos los datos.

2. Informar al abogado de las novedades

La colaboración entre un procurador y un abogado es muy importante. El primero es conocedor de todos los detalles del caso. Sabe la evolución del mismo y, por tanto, realiza un seguimiento de cuáles son las novedades. Por ello, informa puntualmente al abogado de los aspectos más destacados del proceso. Conviene puntualizar que el papel del abogado es determinante para realizar una excelente defensa. Por ello, la comunicación frecuente con el procurador es positiva para proteger los intereses del cliente.

3. Intermediación y colaboración

En un proceso intervienen diferentes participantes. Sin embargo, el papel del procurador es especialmente relevante. De hecho, adopta una posición de intermediación entre el juzgado, el abogado y el cliente. Su papel es clave para facilitar la comunicación entre las partes. Conoce todas las características de un proceso. Pero más allá de su especialización en derecho, también destaca por sus habilidades sociales, su amabilidad y su asertividad. Los datos transmitidos a cada una de las partes siempre deben ser ciertos y objetivos.

4. Gestión de la documentación

La información de un proceso es elevada. Tiene su reflejo en los diferentes tipos de documentos gestionados durante el mismo. Él es el responsable de dar el debido seguimiento a cada tipo de contenido. Y debe cuidar los documentos con la máxima responsabilidad. Debe adoptar las medidas necesarias para garantizar la protección de los datos. Y, por otra parte, debe mantener la confidencialidad en relación con la información del caso.

5. Presentación de escritos siguiendo el protocolo indicado

El mundo del derecho puede resultar muy complejo para el cliente, incluso cuando se trata de aspectos que están relacionados con su propio caso. Pero cualquier error puede afectar de forma negativa en el ritmo final del proceso. Sin embargo, el procurador tiene la formación y la experiencia para elaborar escritos que cumplen con las condiciones y el formato deseado. Por ello, es otra de las funciones que desempeña con más frecuencia.

6. Resuelve las dudas que tiene el cliente durante el proceso

Un proceso también tiene su reflejo en el ámbito personal. Cualquier duda puede generar más confusión, inquietud o estrés. El procurador es un experto que representa, pero también asesora. Por ejemplo, aclara los aspectos relacionados con el coste vinculado al procedimiento.

Por todo ello, el procurador desempeña un papel esencial en un proceso. No solo realiza una labor de intermediación entre el Tribunal y el abogado. También facilita la comunicación constante entre el Tribunal y el cliente. Y se implica para agilizar los trámites.

¿Buscas un procurador?

Particulares: Atendemos su proceso judicial con la mayor entusiasmo y trabajamos mano a mano con los abogados para cosechar una resolución satisfactoria lo antes posible.

Profesionales: Relación de cercanía y confianza basada en nuestra profesionalidad. Disponibilidad inmediata y dedicación de todos los recursos del despacho en cada uno de los asuntos.